Un mundo agradable: ¿Podremos despertar sin paisajes extinguidos?

Esta mañana en el este breve rincón del Barrio Infinito , vamos a tomar mate con la ayuda de David Lebón. Vamos a respirar una canción suya como si fuera una herramienta, “necesitamos darnos un espacio en el tiempo, ser muy claros al hablar”.
Como parte de las obras del Parque Cabecera Norte, la continuidad de la Costanera Norte de Rosario se continúa en la calle Los Plátanos de Granadero Baigorria. Una obra donde se encuentran intereses partidarios de varios colores, intereses muy ligados al espectáculo de las elecciones inmediatas y a quiénes se benefician con el urbanismo neoliberal.
Los vecinos del Barrio Infinito nos solidarizamos con los vecinos del Remanso Valerio. Que a pesar de los conceptos eurocentristas de los funcionarios del ECOM, es un barrio, no es un asentamiento. Las obras del Parque Cabecera Norte se contradicen con muchos de los principios del ECOM, no se preserva el medio ambiente y para hacer la obra del supuesto “progreso” se usurpan y privatizan espacios públicos con los mismos conceptos usados por los genocidas colonizadores españoles.
Las obras del Parque Cabecera Norte para nada hacen a un mundo agradable.
¿Qué es el ECOM? El ECOM se autodenomima como Ente de Coordinación Metropolitana, pero qué es en realidad lo que “coordina” este ENTE. ¿Coordina los intereses de los habitantes del área metropolitana que rodea a Rosario o a los intereses inmobiliarios ligados al urbanismo neoliberal?
En el Remanso Valerio, los pescadores artesanales están viviendo la misma incertidumbre que vivieron nuestros pueblos originarios con la llegada de esos criminales que montaban caballos y alzaban una cruz. Las familias que desde hacen varias generaciones viven en las barrancas y en las islas en total equilibrio con el medio ambiente, están siendo desalojadas y hostigadas por distintos organismos gubernamentales. Tenemos que ser claros: los vecinos del barrio Remanso Valerio sienten amenazadas sus relaciones sociales.

¿Podremos permanecer indiferentes a la comunidad que durante generaciones han construido los pescadores artesanales del barrio Remanso Valerio?
Necesitamos despertar en un mundo agradable, queremos darnos libertad
Ya no queremos dar lo que no tiene sentido.