Una fotógrafa palestina llamada Maryam Saadi

La distancia entre los territorios de la Franja de Gaza y Rosario son casi 12.500 kilómetros, pero los corazones de algunos palestinos y rosarinos laten juntos.
Las dificultades de la vida diaria en muchos barrios de Rosario y la Palestina ocupada pueden ser parecidas, pero los detalles de una guerra interminable hacen la diferencia. Como a lo largo de otras batallas humanas, las mujeres palestinas desarrollan un protagonismo esencial para la vida social, protagonismo pocas veces reconocido. Las mujeres palestinas no sólo deben tratar de sobrevivir los crímenes de lesa humanidad perpetrados por un ejército de ocupación que desconoce los derechos internacionales; sino que deben superar el agobio de su propia cultura. Donde las mujeres son relegadas.
Maryam Saadi es una muchacha palestina que con sus fotografías va registrando los trabajos poco usuales que muchas mujeres palestinas desarrollan en medio de la violencia cotidiana. Le preguntamos
¿Podrías decirnos cómo es la vida para las mujeres en Gaza?
Las mujeres palestinas son muy valientes y hacendosas, además de las ocupaciones habituales para nuestra sociedad, muchas palestinas están desarrollando emprendimientos que a veces se nos presentaban como ajenos a las mujeres.
¿Cómo podríamos ayudar al pueblo palestino desde Argentina?
En principio, gracias y gracias al pueblo argentino. Necesitamos toda las solidaridad con la causa palestina y nuestro apoyo contra la ocupación israelí.
También necesitaríamos apoyo financiero para que algunas mujeres puedan completar sus proyectos.
Y personalmente, necesitaría apoyo para completar estudios de fotografía o cinematografía en uno de los países europeos. O con herramientas como una cámara. Muchas historias no las puedo documentar bien, porque mis recursos técnicos son primarios.
¿Dónde están tus sueños?
Superarme como mujer, como para encontrar mujeres en el mejor de los casos, para poder aprender a hacer cine. Ser una exitosa fotógrafa y directora de cine, una mujer que despliegue la identidad palestina en el mundo del cine.
La entrevista no es fácil, Maryam habla en árabe y nosotros en este español amestizado que podríamos llamar “argentino”. Usamos el híbrido inglés como puente. Aun así, compartimos la palabra de Maryam:

(traducción) “Sí, cosechan trigo en su estación cuando comienza el verano. Antes de la cosecha recogen trigo verde para hacer una comida llamada Freika.

(traducción) “Están en la Franja de Gaza en Khuza’a, al este de Khan Yunis.”
Con estas palabras, Maryam Saadi nos relata uno de sus últimos trabajos.
“Nasreen Qudeeh, una mujer de 39 años de edad, se ha mantenido con la agricultura desde hace más de siete años. Vive en la zona de Khuza’a, al este de Khan Yunis y al sur de la franja de Gaza. Esa región es famosa por la abundancia de agricultores y la abundancia de tierras fértiles.
Nasreen Qudeeh ha plantado todo tipo de cultivos, como trigo, tomate y papas. Su marido trabajaba como electricista, pero se ha quedado sin trabajo y ella se convertido en sostén de la familia. La tierra es su lugar seguro, dice: “Soy una mujer campesina, así que soy una mujer productiva y eso me hace sentir orgullosa de mí misma”.
Las vidas de Maryam Saadi y Nasreen Qudeeh nos deben hacer reflexionar mucho…
Un abrazo a todas las mujeres palestinas desde Rosario, Argentina.

Seamos Libres

Radio Online:

Suscribite a nuestro Boletín

Aire Libre en Instagram

RSS Agencia de Noticias FARCO