Fiesta en el Remanso Valerio:

Entre la soberanía y las formas del extractivismo vecinal.

En el Barrio Infinito estuvimos en la fiesta del Remanso. ¿Puede haber una fiesta limpia cuando los vecinos históricos del Remanso viven entre las “apretadas” y la incertidumbre de un supuesto plan de reordenamiento urbano que nunca define con claridad el futuro de un barrio que debería ser declarado por los legisladores provinciales como patrimonio histórico cultural.
Escuchamos la palabra de uno de esos vecinos que todavía conservan la mirada limpia y la expresión sencilla, Lalo, el pescador del Remanso:

Muchos vecinos participaron el domingo de la fiesta las familias de pescadores artesanales que por generaciones están viviendo en el límite de la ciudad de Rosario y Baigorria, Mauro Ferrero Datri, vecino del barrio Los Robles nos comparte su opinión.

Nuestro pueblo ha sufrido distintas derrotas ideológicas y políticas; sino las asumimos, nunca las podremos superar. El capitalismo renace de sus crisis y en la actualidad, en su forma más salvaje y criminal, aparece con eso que llamamos extractivismo. ¿Qué es el extractivismo? ¿Es una palabra con la que se lucen algunos intelectuales? No, el extractivismo es la manera con el neoliberalismo usurpa nuestros recursos naturales en estos momentos. Materias, nutrientes y energías son “transferidas” a los países que nos consideran sus colonias. Pero el extractivismo no se aplica sólo en el fracking, con los pesticidas contaminantes o en la minería a cielo abierto. El extractivismo se ejerce en nuestros barrios y en nuestros paisajes, a través de algunos proyectos del urbanismo neoliberal. Proyectos de urbanismo extractivista que están planeando en nuestra zona, no sólo por empresas privadas, sino como organismos provinciales como el ECOM (Ente de Coordinación Metropolitana de Rosario).

Radio Online:

Suscribite a nuestro Boletín

Aire Libre en Instagram