Granadero Baigorria: ¿Del extractivismo inmobiliario a la construcción social?

Vecinos autoconvocados de Granadero Baigorria lograron impedir la semana pasada que se hormigoneara la base de una antena de telefonía celular que no sólo sería una contaminación visual, sino otra de las usurpaciones de espacios públicos que continuamente se hace en esa ciudad.
Granadero Baigorria ya no es pueblito, tampoco es una estancia del siglo XIX.
El intendente de Granadero Baigorria, Adrián Maglia, quien afirma no ser un “político”, que está en ese puesto “por las circunstancias”, con la complicidad del Concejo municipal local sigue en su proyecto de colocación de antenas en distintos espacios públicos; donde una empresa ligada al grupo Clarín a cambio de esta gentileza, “donaría” a la ciudad algunas luminarias.
Esta mañana entrevistamos a una de las vecinas autoconvocadas, para que comparta con los oyentes lo ocurrido con la reunión mantenida con autoridades municipales luego de impedir el paso de los camiones con hormigón

¿Hubo algún compromiso escrito por parte las autoridades municipales de no seguir con esta obra?

La “obra” que tanto defiende la Gestión Maglia no cuenta con el correspondiente permiso municipal, los obreros trabajan sin las mínimas condiciones de seguridad y el pozo como se puede ver en las distintas fotografías está cercado de manera muy precaria.
En medio de la indiferencia de muchos vecinos que viven cautivos de la dominación ejercida por las pantallitas de los celulares (que necesitan de estas antenas no amigables”), otros vecinos se disponen a construir ciudadanía y profundizar esta democracia que tanto nos cuesta mantener.
Resistir es crear la sociedad indispensable.
¿Si es público, es de todos Adrián Maglia?